The Bear: Lo nuevo de Disney +

Poco a poco Disney+ comienza a integrar series de su filia FX

Entrar en la cocina de la serie The Bear, estrena hoy, es como ir a la guerra. Uno se tiene que armar de valor, hacer frente a los ataques de los trabajadores y salir adelante sin pararse a pensar: la finalidad es ir sacando platos y salvar el restaurante un día más.

Carmen, interpretado por un Jeremy Allen White salido de Shameless , acaba de heredar el restaurante de su hermano, que se suicidó. Está desesperado por rescatar el local de las deudas y de unas dinámicas entre los fogones que sacarían de quicio a cualquier inspector de sanidad y psicólogo de provecho.

Richie (Ebon-Moss Bachrach) representa una vieja guardia no encantada con los posibles cambios en el restaurante.
Richie (Ebon-Moss Bachrach) representa una vieja guardia no encantada con los posibles cambios en el restaurante. Frank Ockenfels/FX

Da igual que él fuera el chef mejor considerado del planeta: en esta cocina de Chicago de viejas costumbres y especializada en bocadillos elaborados, los métodos que quiere aplicar se perciben con hostilidad. El bloqueo mental que sufre tampoco le ayuda a salir del agujero.

El director y productor Christopher Storer (Ramy) se estrena como guionista y creador con la inspiración de quien contempla la obra en su totalidad. Construye desde el primer momento un ambiente laboral sólido, de interacciones tan tóxicas como naturales, y de desconfianza hacia los foráneos. También sabe enmarcarlo en un Chicago de clase trabajadora donde los veteranos pueden confundir las posibilidades de mejora como un acto de rendición ante la gentrificación de la ciudad.

Sorprende la capacidad que tiene la cámara de fijarse en la suciedad de la cocina al mismo tiempo que abre el apetito con los planos de los trozos de carne y la preparación de los platos: será cosa de la productora culinaria Courtney Storer, cocinera y hermana del creador, que se aseguró que la jerga y la manipulación de los alimentos fuera la adecuada.

Además, los Storer tienen la suerte de poder confiar en White, que transmite la desesperación y el cansancio de quien ya no tiene fuerzas para moverse pero consigue poner un pie delante del otro por inercia.

Sydney (Ayo Edebiri) entra a trabajar en el restaurante por su admiración por Carmen y no se corta a la hora de proponer mejoras.
Sydney (Ayo Edebiri) entra a trabajar en el restaurante por su admiración por Carmen y no se corta a la hora de proponer mejoras. Frank Ockenfels/FX

Puede ser que The Bear dure treinta minutos pero no es para mantener un ritmo de comedia sino para sostener la intensidad emocional de Carmen y el estrés de trabajar en el restaurante.

Y, por más que sea como una olla a presión a punto de estallar, el guion sabe desarrollar a los personajes, encontrar momentos de distensión, dejar vislumbrar el corazón de todos, exprimir las relaciones con sensibilidad y estructurar toda una temporada en torno al amor por la cocina y el duelo mal gestionado.

Fuente: Fotogramas

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.