¿Cómo el cine salvó a Bruce Willis?

El actor asegura que el cine lo ayudó a superar el tartamudeo producto inicial de su afasia.

A finales de marzo, la familia de Bruce Willis anunció, a través de un comunicado, que el actor de Duro de matar decía adiós a la interpretación. La razón era la afasia que padece, una enfermedad que afecta a la capacidad del habla, escritura y entendimiento del lenguaje.

Debido a este diagnóstico, Willis puso punto final a más de cuatro décadas de actuación y a uno de los tipos duros por excelencia de Hollywood.

Walter Bruce Willis nació en Idar-Oberstein, en lo que por aquel entonces era Alemania Occidental, el 19 de marzo de 1955. Es el mayor de los cuatro hijos del matrimonio formado por Marlene, alemana, y David, un soldado estadounidense. Cuando Willis tenía dos años, la familia se trasladó a Nueva Jersey.

El pequeño Willis tuvo que lidiar con el tartamudeo durante su infancia. “Apenas podía hablar. Me llevaba tres minutos completar una frase”, dijo el actor, de acuerdo con lo recogido por John Parker en su libro Bruce Willis: The Unathorized Biography. “Era devastador para cualquiera que quisiera expresarse, que quisiera ser escuchado y no pudiera. Era aterrador”.

Sin embargo, fue esta condición la que acabó poniéndolo en el camino de la actuación. “Entonces hice algo teatro en algún sitio, probablemente en la escuela secundaria. Y cuando memorizaba palabras, no tartamudeaba, lo que fue simplemente milagroso”, dijo a GQ en 2013. “Eso fue el comienzo del desvanecimiento gradual de mi tartamudeo. Pensé que era minusválido. No podía hablar en absoluto. Todavía tartamudeo con algunas personas ahora”.

En 2009, Willis se casó con Emma Heming, quien es madre de sus dos hijas menores.

Aunque Bruce y Demi tenían sus respectivas parejas, la familia siguió unida. No era difícil ver fotos de todos juntos. De hecho, el comunicado en el que se anunció la retirada del actor estaba firmado por Heming, Moore y las cinco hijas del actor.

En la segunda década de los dos mil, Willis siguió actuando, pero la envergadura y proyección de los últimos filmes en los que participaba estaba lejos de las anteriores.

A partir de 2015, muchos de sus trabajos salieron bajo el modelo de distribución directo a video con excepciones como Death Wish, de 2018, o Glass, de 2019. De acuerdo con un reportaje de Los Ángeles Times publicado recientemente, la preocupación por el estado de Willis ya estaba presente en los rodajes de los últimos años.

Fuente: El Financiero

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: