Morbius, un fracaso contundente, pero…¿Quién pagará los platos rotos?

Texto original: John Tones (Xataca)

Hace unas semanas hablábamos de lo bien que había funcionado ‘Morbius’ en taquilla: 84 millones de dólares de recaudación en todo el mundo, 39,1 de ellos en Estados Unidos, recuperando todo su presupuesto. Pero eso fue en su primera semana. Siete días después, ‘Sonic the Hedgehog 2’ casi replicó el éxito de este spin-off de Spider-Man, con una recaudación de 71 millones de dólares. Consecuencia: ‘Morbius’ se descalabra en su segundo fin de semana, bajando nada menos que un 73,9%: 10,2 millones de dólares.

La culpa no solo es de Sonic. Lo cierto es que sorprendía (y por eso fue noticia) el desequilibrio absoluto entre la monstruosa recaudación del primer fin de semana y el casi unánime recibimiento negativo de la prensa. Pero el segundo fin de semana se encargó de equilibrar un poco la balanza, posiblemente también debido al boca a boca que corrió la voz de que tampoco la cosa era para tirar cohetes. Esta bajada en la recaudación súbita en el segundo fin de semana solo tiene un precedente: la terrible ‘Steel’, la película de superhéroes DC de Shaquille O’Neal.

El tercer fin de semana el descalabro fue definitivo, con la película yéndose al sexto lugar del ranking con una caída de la recaudación del 54%. El resultado, con casi 150 millones recaudados frente a 83 de presupuesto no puede considerarse exactamente un fracaso financiero, pero sí de imagen para Sony, y que sienta un peligroso precedente para las películas de superhéroes. ¿Ha encontrado finalmente el género que parecía imbatible su talón de Aquiles?

Los vampiros pagan el pato. Lo curioso de la situación es que este relativo fracaso no va a repercutir en el torrente de películas de superhéroes que nos esperan para los próximos meses. ‘Morbius’ quedará como un desastrito aislado que, como mucho, obligará a Sony a replantearse si películas de Kraven el Cazador o de los Seis Siniestros valen la pena si se hacen con tanta desgana como esta. Hasta la carrera de Jared Leto (principal blanco de los dardos que la crítica ha lanzado contra la película) podría verse impactado por el flojo resultado de ‘Morbius’. Pero no. Esta vez, les ha tocado a los vampiros.

Primera víctima: Karyn Kusama. La autora inclasificable de piezas interesantísimas como ‘Jennifer’s Body’, ‘La invitación’ o ‘Destroyer’ se encontraba preparando una versión de ‘Drácula’ para Blumhouse, con la que la productora pretendía continuar con el éxito de ‘El hombre invisible’, desenterrando clásicos del horror gótico de Universal. Su título, siguiendo la estela de esta última, iba a ser ‘Mina Harker’ e iba a contar la historia desde la perspectiva de la víctima del conde vampiro. Miramax, coproductora del proyecto, ha decidido distanciarse por sorpresa de la película, y Blumhouse lo ha cancelado a pocas semanas de inicio del rodaje.

Segunda víctima: Robert Eggers. Su eternamente pospuesto remake del clásico ‘Nosferatu’ parece arrastrar el gafe, y ha declarado en una entrevista para IndieWire que la preproducción ya ha sido detenida dos veces, la última de forma muy reciente. Eggers iba a contar en la película de nuevo con la protagonista de su aclamado debut ‘La bruja’, Anya Taylor-Joy, pero de sus palabras se deduce que el proyecto parece haberse detenido otra vez, y esta repentina fobia vampírica de la industria podría tener que ver.

Apuntando al objetivo incorrecto. Tal y como contaba el tuitero Brainchild129, lo realmente asombroso de la situación es que de una película en la que hay tantas cuestiones que criticar -la principal de todas el haber sido inyectada en una franquicia a la fuerza para sacar tajada-, la conclusión que sacan las majors es que es de vampiros. Y por tanto, hay que cortar las producciones de películas con vampiros a bordo.

Se trata de una decisión precipitada y absurda que, por suerte, está lejos de acabar con el subgénero. Aún siguen en cartera la estimulante ‘The Last Voyage of Demeter’, centrada en un episodio muy concreto de la novela de Bram Stoker y que cuenta con Javier Botet en el reparto. Y, por supuesto, ‘Renfield’, con nada menos que Nicolas Cage como el conde Drácula. Pero claro: un proyecto de Nic no lo tira ni el más desnortado de los ejecutivos de Hollywood.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.