«Manto de Gemas» triunfa en Berlín.

La cinta de Natalia López-Gallardo triunfa en la noche de premios del Oso de Oro.

Este miércoles una vez más el cine hecho en México se llevó los laureles en uno de los aparadores del séptimo arte más importantes del mundo, el Festival Internacional de Cine de Berlín, la Berlinale, toda vez que el presidente del jurado de la edición 2022 del encuentro fílmico en la capital alemana, M. Night Shyamalan, anunció el fallo del Oso de Plata Gran Premio del Jurado para la cinta argentino-mexicana «Manto de Gemas», ópera prima de la directora boliviana, pero residente en nuestro país, Natalia López-Gallardo.

La cinta de López-Gallardo, como ella misma lo ha explicado, es un tratado sobre el miedo, esa bruma que todo lo permea, en una sociedad azotada por las tragedias que supuran del crimen organizado, el Estado fallido y el tejido social debilitado al máximo.

«Me siento incapacitada para hacer un análisis social y político sobre un problema tan complejo como es el narcotráfico y la violencia en México. Más bien siento que lo que hice es posicionarme en un lugar que es el único en el que puedo posicionarme, que es desde la situación en la que vivo y que creo que podríamos llegar a compartir todos, que es la afectación psicológica a raíz de la violencia. Mi intención fue reflejar la herida espiritual que tenemos los mexicanos», declaró la realizadora al Imcine en las vísperas de la Berlinale.

Tanto el Instituto Mexicano de Cinematografía como la Secretaría de Cultura federal felicitaron a la directora por la distinción.

El Oso de Oro es para…

Por su parte, la película de la directora española Carla Simón, «Alcarràs», que cuenta la historia de una familia catalana de agricultores que se ve amenazada por el desalojo de su tierra, ganó el Oso de Oro al mejor filme.

La misma Simón creció en una granja de duraznos en el pueblo de Alcarràs e hizo su película con actores aficionados de esa zona, a quienes reclutó en ferias locales y entrenó para que interpretaran a varias generaciones de una familia de agricultores.

Al anunciar el premio a Mejor Película, el presidente del festival, que regresó en esta edición a las exhibiciones presenciales después de la suspensión por el coronavirus el año pasado, elogió a «Alcarràs» por sus sólidas interpretaciones tanto de actores pequeños y ancianos en la película.

«Esta es una película sobre las relaciones familiares, sus tensiones generacionales, los roles de género y la importancia de la unidad en momentos de crisis», escribió Simón en su presentación del filme. «Es una reflexión sobre la necesidad de adaptación, mientras retratamos los últimos días de un universo que sus habitantes creían que sería eterno».

En una emotiva ceremonia en la que varios ganadores dedicaron sus premios a amigos que murieron por el Covid-19, el premio al mejor documental fue para «Myanmar Diaries», hecho por 10 cineastas anónimos cuyas películas lograron salir de contrabando y retratan la vida en Myanmar desde el golpe de Estado del año pasado.

El premio al mejor cortometraje fue para «Trap», de la recientemente graduada Anastasia Veber, un retrato de 20 minutos de la vida de jóvenes adultos en Rusia que salen de fiesta por las noches en busca de hedonismo, mientras intentan evadir los controles policiales.

Texto original: El Economista

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.