Especialista en armas de la cinta «Rust» demanda a proveedor de armas.

La empresa que surtía las armas y municiones aun no se ha posicionado al respecto.

La especialista en armas de “Rust”, Hannah Gutiérrez Reed, ha demandado al proveedor de armas del western, alegando que suministró una caja de munición mal marcada que contenía balas reales al plató, lo que contribuyó al accidente mortal en el que se vio envuelto el actor Alec Baldwin.

La demanda de Gutiérrez Reed se presentó a última hora del miércoles en el Tribunal del 2º Distrito Judicial de Nuevo México, en Albuquerque, contra Seth Kenney y su empresa, PDQ Arm & Prop. La demanda alega que Kenney y PDQ violaron la Ley de Prácticas Comerciales Desleales de Nuevo México al introducir productos peligrosos en el set de rodaje y al suministrar munición “mal etiquetada”.

Una caja de munición, que apareció en el plató cerca de Santa Fe la mañana del fatal accidente del 21 de octubre, tenía la etiqueta “dummies” (falsos), aunque la caja contenía siete cartuchos reales mezclados con 43 falsos, según la demanda.

Kenney ha dicho que no suministró balas reales a “Rust”, incluida la que Baldwin disparó, matando a la directora de fotografía Halyna Hutchins e hiriendo al director de la película, Joel Souza.

“PDQ Arm & Prop, LLC proporcionó las pistolas y una parte de las balas falsas a Rust”, dijo Kenney en una declaración facilitada a The Times a finales de noviembre. “En consonancia con las normas de seguridad de la industria, PDQ no proporcionó munición real a Rust”.

Ni Kenney ni su abogado estuvieron inmediatamente disponibles para hacer comentarios el miércoles.

La demanda se produce mientras los investigadores del sheriff del condado de Santa Fe siguen buscando detalles sobre el accidente que aumentó las peticiones de mayores medidas de seguridad en los platós de rodaje.

Los agentes han estado examinando las acciones de Baldwin -la estrella y productor que disparó la pistola de utilería durante un ensayo- así como del asistente del director David Halls, que estaba a cargo de la seguridad en el set de Bonanza Creek Ranch; y de Gutiérrez Reed, la especialista en armas de la producción, que era responsable de las armas, la munición y la seguridad.

Gutiérrez Reed dijo con anterioridad a los detectives del sheriff que, aunque revisó el arma de Baldwin ese día antes del ensayo no programado, “no la revisó cuidadosamente”, porque el arma había sido guardada en una caja fuerte durante un descanso para comer, según una declaración jurada presentada el 30 de noviembre por un detective del sheriff.

En su demanda, Gutiérrez Reed dijo que no entregó el arma a Baldwin después de la pausa para el almuerzo, como es la práctica habitual, diciendo que no sabía que el arma iba a ser utilizada en un ensayo.

En su lugar, le dio el arma a Halls, quien dijo a los investigadores que no comprobó todos los cartuchos del arma antes de entregársela a Baldwin.

La demanda describe a Gutiérrez Reed como una empleada de bajo nivel a quien se le iba a pagar 7.500 dólares por realizar dos trabajos en “Rust”, como armera y como ayudante del maestro de utilería.

En la demanda se especulaba que la munición procedía del padre de Gutiérrez Reed, Thell Reed, que es un destacado armero de Hollywood. Kenney trabajó con Thell Reed en otro western rodado el verano pasado en Texas, y durante esa producción, Kenney le pidió a Thell Reed que trajera munición real para poder llevar a los actores de esa película, “1883″, a un campo de tiro y mostrarles qué se siente disparar un arma de época.

Reed dijo previamente a los investigadores que Kenney regresó a Nuevo México con su caja de munición. La caja contenía entre 200 y 300 cartuchos de munición, según la demanda. Los agentes del Sheriff de Santa Fe registraron la tienda PDQ de Kenney en Albuquerque el 30 de noviembre.

La demanda alega, sin documentación, que Kenney y PDQ Arm & Prop proporcionaron entonces parte de la munición a “Rust” en una caja etiquetada como “45 Colt Dummies”, a pesar de que “contenía tanto munición ficticia como real”, de acuerdo a la demanda.

“Esta etiqueta erronea permitió que se introdujeran cartuchos reales en el plató, lo que provocó un resultado previsiblemente catastrófico y causó daños a las personas que se encontraban en el plató de Rust”.

Según la demanda, Gutiérrez Reed se sorprendió al encontrar una caja llena de munición encima de su bolsa de equipo en el camión de utilería cuando llegó a trabajar alrededor de las 6:30 a.m. “Hannah dijo ‘¿Qué es esto? ¡Llevamos semanas buscando una caja llena de cartuchos de prueba! ¿De dónde ha salido esto?”, afirma la demanda.

El Times informó anteriormente que, en los días inmediatamente posteriores al incidente, la dueña de la propiedad, Sarah Zachry, dijo a un conocido que la aparición de una nueva caja de munición esa mañana era desconcertante.

Zachry actuaba como representante de armas de fuego de PDQ en “Rust”, ha dicho Kenney.

Texto original: Los Angeles Times

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: