Los Plebes: El documental que define al sicario

Texto original por Susana Gómez de la O (Cinepremiere)

«Mucha gente piensa que son cabrones que matan, comen y cagan», dice Eduardo Giralt Brun, director de Los Plebes, para referirse a los jóvenes sicarios protagonistas de su película. «Se equivocan, no es el caso».

El documental Los Plebes, que forma parte de la sección Ahora México del Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM), retrata la banalidad de jóvenes sicarios en Sinaloa. En medio de una vasta oferta de películas y series enfocadas en el narcotráfico, Eduardo Giralt y Emmanuel Massu ofrecen una auténtica mirada que elude la violencia y acción del crimen organizado.

«Nos interesaba mostrar el lado más humano de estas pecheras», comenta Emmanuel Massu, también director de Los Plebes.

A lo largo del documental descubrimos que estos jóvenes sicarios, conocidos como «los Plebes» en Sinaloa, tienen intereses similares a cualquier otro joven del mundo: publicar en Facebook, ligar, jugar videojuegos, cuidar de un perrito. También, como seres humanos que son, tienen metas y sueños. Uno de ellos, por ejemplo, cuenta que soñaba con ser veterinario, mientras que otro «Plebe» está constantemente consternado por la salud de «El Vago», su perrito.

«Aunque algunos aprendizajes sólo los confirmamos, hubo otras cosas que nos sorprendieron mucho. Una de ellas fue el cuestionamiento existencial que diariamente se hacen mentalmente. Ellos sí piensan todo el día ¿y qué pasa si me matan hoy? ¿valió la pena lo que yo viví? ¿valió la pena lo que hice?», dice Giralt.

La cercanía al mundo que se intenta retratar

Los Plebes nació de un plan fallido. Eduardo Giralt llegó hasta Sinaloa tras ser contratado como director de casting para una producción de gran alcance. Para ese proyecto, ahora inconcluso, necesitaba reclutar a un grupo de jóvenes «de rancho» en Sinaloa, para lo que pidió ayuda de un originario del estado: Emmanuel.

«Una vez que vino, me pidió ayuda y de todos los jóvenes que conseguimos, hubo un grupo pequeño que estaban trabajando para las organizaciones en ese momento. La mayoría de ellos eran muy buenos improvisando. Uno de ellos improvisó un croquis de cómo asaltar un banco, porque sobre eso era el casting. Cuando nos dimos cuenta que podíamos dirigirlos y que estos ‘Plebes’ eran súper chispa para eso, decidimos comenzar el documental», relata el director Massu.

Si bien Emmanuel no formaba parte de la comunidad y, por lo tanto, no tenía un acceso libre para filmar la película planeada, la cercanía, incluso geográfica, fue clave para incursionar en este delicado entorno.

“Crecer en el ambiente de Sinaloa te vuelve muy pelado, imprudente. Y lo que se ha retratado sobre el narcotráfico en series o películas regularmente proviene de miradas ajenas a su contexto. La mayoría de las veces, el director y el guionista no tienen ninguna relación con la verdad que viven a quienes retratan. Nos ganamos su confianza manteniendo nuestra esencia. No tratando de ser como ellos, de fingir que nos gustan las armas, sino siendo yo, Emmanuel, el rapero, está interesado en grabar su vida».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .