Ante la pandemia, muchas producciones pararon de forma abrupta sus grabaciones y uno de ellos fue Nightmare Alley, de Guillermo del Toro.

Durante una reciente entrevista, el cineasta mexicano aseguró que se encuentra justo a la mitad del rodaje y espera poder regresar a las labores en otoño. Sobre la decisión de detener la fotografía principal a principios de marzo, Del Toro explicó que la decisión fue suya antes de que el estudio se lo pidiera.

“Detuvimos el rodaje una semana antes [de que la industria cerrara]», explicó. «Reaccionamos súper rápido, propusimos que el estudio se detuviera en lugar de que nos pidieran que lo hiciéramos».

Del Toro asegura que eso probablemente los salvó, porque, hasta donde sabe, nadie que forme parte del reparto o el equipo de Nightmare Alley, se contagió de coronavirus o presentó síntomas como consecuencia de su trabajo en la producción.

«Estábamos literalmente en medio de una gran escena», relató Del Toro. «Fuimos a almorzar y hablamos con el estudio y cuando volvimos dijimos: ‘Todos dejen sus herramientas y váyanse ahora’».

Guillermo del Toro también se encuentra inmerso en la preproducción de la cinta musical en stop motion Pinoccho y clama haber redactado 80 páginas de protocolos de seguridad para que sus dos producciones puedan volver a la acción en el futuro próximo.

Nightmare Alley es la adaptación de la novela que Williams Lindsay Gresham publicó en 1946. Cuenta la historia de un hombre que posee una asombrosa habilidad para manipular a las personas, hasta que se enamora de una misteriosa psiquiatra que es mucho más peligrosa de que se pudiera imaginar. Bradley Cooper, Cate Blanchett, Rooney Mara y Willem Dafoe estelarizan.

Fuente: Cinepremiere