En los 80 se estrenaron tres clásicos del cine fantástico protagonizados por las maravillosas marionetas de Jim Henson. Cristal Oscuro (1982) y Labyrinth (1986), La primera ya ha disfrutado de una secuela bastante competente en forma de la serie de Netflix The Dark Crystal: Age of Resistence. Ahora es el turno de Labyrinth, y no falta a quien no le gusta nada la idea.

El problema de Labyrinth (Dentro del Laberinto en España) es que su protagonista más carismático es Jareth, el rey de los goblins protagonizado por David Bowie. El mítico cantante y actor falleció en 2016, lo que deja abierta la pregunta de quién será el antagonista de esta secuela. No se sabe absolutamente nada sobre el argumento de la nueva película, pero sí que la actriz protagonista de la original, Jennifer Connelly, regresará en el papel de Sarah, ya en versión adulta.

El director encargado de esta secuela será Scott Derrickson, a quien ya conocemos por su trabajo en Sinister y Dr. Strange. Derrickson iba a dirigir Dr. Strange and the Multiverse of Madness, pero abandonó el proyecto por diferencias creativas con Disney. Probablemente este nuevo proyecto también tuviera mucho que ver en su decisión.

El guión corre a cargo de Maggie Levin (Into the Dark y My Valentine). La productora de Henson también participará en el film, algo bastante lógico si tenemos en cuenta que las criaturas de Labyrinth son parte importante de su encanto. Por supuesto, aún no se conoce fecha de estreno para la secuela ni quienes serán sus actores más allá de Connely. Esperemos que no recurran a un David Bowie digital.

Texto original: Gizmodo