Ambulante 2020: Lupita, las heridas de Acteal y la promesa de justicia

Texto original: Sebastián Valenci (Cinepremiere)

Lupita: Que retiemble la tierra es un documental sobre Guadalupe Vázquez, una mujer tsotsil que sobrevivió la masacre de Acteal, en donde perdió a sus padres junto con otras 45 personas mientras rezaban en la iglesia. La película se presentó este fin de semana en el festival Ambulante en casa. Hablamos con Mónica Wise, su directora, sobre las dificultades que enfrentó retratando esta historia, desde problemas con la comunidad hasta el reto de establecer una comunicación empática y respetuosa con Lupita. “A ella nunca le gustó mucho la idea de que alguien la siguiera con la cámara”, nos dice la cineasta.

De acuerdo con la realizadora, no es la primera que se ha acercado a Lupita, pero sí es la primera vez que ella acepta a alguien para que la siga no sólo en su papel como oradora y líder de las Abejas de Acteal, sino también como madre de familia. “Yo estoy muy tranquila, le doy su espacio. Me da mucha ansia cuando la veo incómoda. Muchas veces dije ‘bueno, suficiente, vamos a intentar mañana’”.

Por supuesto, para Lupita es difícil recordar lo que pasó. Todos los 22 de cada mes, su comunidad hace una ceremonia en Acteal para conmemorar la masacre, pero ahondar en detalles sigue siendo doloroso. “Unas veces sí sentí que ya era mucho pedirle recordar. Pero para eso vive. Su lucha es que se haga justicia y por eso dice que más gente tiene que saber lo que pasó. Pero sí hubo un momento en el que ella está en el arroyo donde escapó de la matanza, y me dijo ‘había sangre y todo aquí’. Estaba muy tranquila, pero la vi ahí con su hijo y sí fue un momento bastante fuerte para todos. Tiene mucha fuerza”.

Lo valioso de Lupita: Que retiemble la tierra es que funciona como reflejo de la comunidad a través de los ojos de Lupita. Desafortunadamente, ese acercamiento también genera problemas. “No puedes hacer ni una cosa en la comunidad si todos no están de acuerdo. Los niños pidieron volar el dron del fotógrafo y escuchamos algo raro. El productor me dijo que había un problema con los vecinos, que intentaron disparar al dron. Llegamos ahí y estaban reunidos, y decidieron que no podíamos grabar”.

“Perdimos mucho tiempo y dinero con eso. Fue muy difícil, pensé que ya no se iba a poder hacer el documental. Hasta el productor estaba sin saber qué hacer. Pero regresé otras veces, sólo fui yo, una amiga sonidista y Lalo con la cámara, e hicimos más cosas íntimas allá y nunca volvió a haber problema. Hay que estar abierto a todo lo que pueda pasar”.

Esa apertura la mantiene hasta ahora, después de que el documental dejara de proyectarse por la crisis que estamos viviendo, un evento al que Lupita y su familia iban a asistir.

A pesar del cambio de planes, Mónica está feliz de que la historia finalmente salga a la luz. “La verdad estoy muy emocionada de esta oportunidad con Ambulante, porque hay mucha gente que en este momento necesitamos algo inspirador. Es algo positivo en la mitad de todo esto”.

La cineasta resalta a Lupita como una mujer adelantada a su tiempo. “Esto no está en el documental, pero tuvo que salir de su cargo como consejala con el congreso indígena por ser una mujer que habla o que piensa. Creo que es momento de que el mundo pueda ver un ejemplo como ella para tener más justicia, para las mujeres y las mujeres indígenas que cargan ese peso”.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .