Toy Boy: ¿Cuál es la razón de su éxito?

Toy Boy se ha convertido en una tendencia entre los títulos de Netflix. La serie, polémica desde su transmisión en Antena 3, la colocaron como un thriller erótico interesante y complemente fuera de proporción, la crítica se ha rendido ante ella y las redes sociales la han terminado, la fórmula perfecta para un éxito.

Pero, ¿Se hizo leña del árbol caído con Toy Boy? Por supuesto. Que si habían buscando a los protagonistas en gimnasios en vez de en escuelas de interpretación, que si la credibilidad de la trama era más resbaladiza que una barra americana, que si María Pedraza en plan abogada experimentada resultaba ridícula, que las escenas ni siquiera eran lo suficientemente calentorras como para intimidar un poco… Con todo, pese a esa pésima fama y a unos datos de audiencia muy pobres, ha sido llegar a Netflix y convertirse en la serie más vista.

Toy Boy es la serie más vista en Netflix

La conclusión que se puede extraer de este inesperado éxito de los strippers, y quizá es la más interesante a nivel sociológico, es que el mismo público que considera que algo no tiene la suficiente calidad como para seguirlo en una emisión en abierto, sí que se lo traga sin problema en formato streaming. Esto es una derivada que tiene mucho que ver con las nuevas formas de consumo: no supone la misma experiencia sentarte a ver una serie semana tras semana en el salón de tu casa que, por ejemplo, descargártela en un minuto y verla a trozos en el móvil mientras vas camino del instituto o del trabajo. En ese sentido, en plan más finolis, hay una escala de compromiso que varía muchísimo la relación que el público establece con la obra audiovisual: el grado más alto sería pagar una entrada para ver una película y, el más bajo, ese visionado entrecortado en el móvil. En este sentido, el valor emocional que los usuarios atribuyen a lo que están viendo en Netflix quedaría bastante en entredicho.

En definitiva, que Netflix presuma del éxito de Toy Boy a través de ese Top 1 en series desnuda las carencias de este modelo de televisión: o el catálogo es muy flojo (fuera camiseta), o al público le vale todo (arrancamos pantalones), o sus datos no son tan apabullantes como parece (¿me quito el tanga?). Que cada uno saque su propia conclusión (y meta el billete donde le dé la gana).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: